Lunes 22 de Octubre, 2018      

No siempre es valorado el hecho de haber sido enviados a evangelizar y de convertirnos así en LUZ del mundo y SAL de la tierra. En general pensamos que evangelizar tiene que ver con el pecado, y éste sólo con aspectos religiosos que apuntan únicamente al final de la vida en la que se decidirá nuestro destino final. Sin embargo, aunque esto último es cierto, hemos dejado de lado el hecho de que el pecado es una acción que lacera gravemente nuestra vida, y especialmente la de los demás. Cuando nosotros leemos los 10 mandamientos vemos que sólo los 3 primeros apuntan a una relación vertical (Dios) y que los otros 7 se refieren a nuestras relaciones horizontales. En ellas entendemos que el transgredir una de estas leyes afecta a los que viven en torno a nosotros, empezando por los más cercanos (nuestra propia familia). Esta situación parte de no haber entendido por siglos lo que significa ser LUZ y SAL.  La misión encargada por Jesús fue que nosotros deberíamos ILUMINAR (ser Luz) los criterios de este mundo, para que no se descompusiera la sociedad y se pudriera (ser sal); al no haber hecho esto nos encontramos hoy con una serie de criterios completamente torcidos que hacen cada día más difícil nuestra vida social y especialmente familiar. Para muestra les propongo eventos que han ocurrido recientemente y nos dejan ver el resultado de la falta de evangelización en nuestro mundo. Por un lado, tenemos en el tema de la EQUIDAD DE GENERO (idea que corrompe totalmente la antropología humana), que un hombre gana un concurso de belleza para mujeres. Es increíble que se descalifique a una mujer porque tuvo un hijo y se le dé el premio de BELLEZA FEMENINA a un hombre que cree ser mujer. Tenemos por otro lado que la gente quiere que ya no se dé permiso para peregrinar, pues esta gente se opuso a un evento donde lo que se promueve es el satanismo y con ellos todo tipo de violencia y depravación. Y finalmente, una mujer que aspira a dirigir un amplio sector del país, parece no saber lo que significa un asesinato perpetrado contra un inocente que no se puede defender (aborto) y quiere que quien cometa este delito no tenga ninguna pena legal. Desde estos ejemplos que son apoyados por miles de personas, nos damos cuenta de que si no hacemos algo, difícilmente podremos tener familias integradas y felices… hay que evangelizar… Y esto lo tienes que hacer tú.