Primera Lectura

Amós 6, 1. 4-7

Esto dice el Señor todopoderoso:<br /> «¡Ay de ustedes, los que se sienten seguros en Sión <br />y los que ponen su confianza <br />en el monte sagrado de Samaria!<br /> Se reclinan sobre divanes adornados con marfil,<br /> se recuestan sobre almohadones<br /> para comer los corderos del rebaño y las terneras en engorda.<br />Canturrean al son del arpa,<br /> creyendo cantar como David.<br /> Se atiborran de vino,<br /> se ponen los perfumes más costosos,<br /> pero no se preocupan por las desgracias de sus hermanos.<br /><br />Por eso irán al destierro a la cabeza de los cautivos<br /> y se acabará la orgía de los disolutos».

Meditatio

Oratio

Actio


Ayúdanos a continuar evangelizando al donar aquí


     

¿En qué se va a usar mi dinero? Da clic aquí para leer más


Evangelio

Escúchalo aquí

 

Lucas 16, 19-31

En aquel tiempo, Jesús dijo a los fariseos: «Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y telas finas y banqueteaba espléndidamente cada día. Y un mendigo, llamado Lázaro, yacía a la entrada de su casa, cubierto de llagas y ansiando llenarse con las sobras que caían de la mesa del rico. Y hasta los perros se acercaban a lamerle las llagas. <br /><br />Sucedió, pues, que murió el mendigo y los ángeles lo llevaron al seno de Abraham. Murió también el rico y lo enterraron. Estaba éste en el lugar de castigo, en medio de tormentos, cuando levantó los ojos y vio a lo lejos a Abraham y a Lázaro junto a él.<br /><br />Entonces gritó: ‘Padre Abraham, ten piedad de mí. Manda a Lázaro que moje en agua la punta de su dedo y me refresque la lengua, porque me torturan estas llamas’. Pero Abraham le contestó: ‘Hijo, recuerda que en tu vida recibiste bienes y Lázaro, en cambio, males. Por eso él goza ahora de consuelo, mientras que tú sufres tormentos. Además, entre ustedes y nosotros se abre un abismo inmenso, que nadie puede cruzar, ni hacia allá ni hacia acá’.<br /><br />El rico insistió: ‘Te ruego, entonces, padre Abraham, que mandes a Lázaro a mi casa, pues me quedan allá cinco hermanos, para que les advierta y no acaben también ellos en este lugar de tormentos’. Abraham le dijo: ‘Tienen a Moisés y a los profetas; que los escuchen’. Pero el rico replicó: ‘No, padre Abraham. Si un muerto va a decírselo, entonces sí se arrepentirán’. Abraham repuso: ‘Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso, ni aunque resucite un muerto’».

Reflexión