Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

28° Domingo del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA
Sabiduría 7, 7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia;
invoqué y vino sobre mí el espíritu de sabiduría.
La preferí a los cetros y a los tronos,
y en comparación con ella tuve en nada la riqueza.
No se puede comparar con la piedra más preciosa,
porque todo el oro, junto a ella, es un poco de arena
y la plata es como lodo en su presencia.

La tuve en más que la salud y la belleza;
la preferí a la luz, porque su resplandor nunca se apaga.
Todos los bienes me vinieron con ella;
sus manos me trajeron riquezas incontables.

Salmo
Sácianos, Señor, de tu misericordia.

Enséñanos a ver lo que es la vida,
y seremos sensatos.
¿Hasta cuándo, Señor, vas a tener
compasión de tus siervos? ¿Hasta cuándo?
R.
Llénanos de tu amor por la mañana
y júbilo será la vida toda.
Alégranos ahora por los días
y los años de males y congojas.
R.
Haz, Señor, que tus siervos y sus hijos
puedan mirar tus obras y tu gloria.
Que el Señor bondadoso nos ayude
y dé prosperidad a nuestras obras.
R.

SEGUNDA LECTURA
Hebreos 4, 12-13
Hermanos: La palabra de Dios es viva, eficaz y más penetrante que una espada de dos filos. llega hasta lo más íntimo del alma, hasta la médula de los huesos y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Toda creatura es transparente para ella. Todo queda al desnudo y al descubierto ante los ojos de aquel a quien debemos rendir cuentas.

EVANGELIO
Marcos 10, 17-30
En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo un hombre, se arrodilló ante él y le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?» Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, no cometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre».

Entonces él le contestó: «Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven». Jesús lo miró con amor y le dijo: «Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos. Después ven y sígueme». Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes.

Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: «¡Qué difícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!» Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras; pero Jesús insistió: «Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas entrar en el Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el Reino de Dios».

Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: «Es imposible para los hombres, mas no para Dios. Para Dios todo es posible».

Entonces Pedro le dijo a Jesús: «Señor, ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte».

Jesús le respondió: «Yo les aseguro: Nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, dejará de recibir, en esta vida, el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto con persecuciones, y en el otro mundo, la vida eterna».


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Jesús nos invita hoy en el Evangelio a valorar correctamente los bienes y a no dejarnos atrapar por ellos. Por eso le pedimos todos juntos:

TODOS: AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

Papá: Te pedimos por el Santo Padre, el Papa Francisco, para que nos siga ayudando a ver las necesidades de los pobres.

TODOS: Mantén en él la libertad sobre los bienes, y haz que por su medio valoremos  la sencillez y la humildad.

AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

 

Mamá: Te pedimos también por nuestros pastores y nuestros Obispos, para que no se dejen vencer por la tentación de los bienes económicos.

TODOS: Te pedimos que nunca les falte tu fuerza y tu gracia y puedan así vivir su vida en entera libertad.

AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

 

Hijo(a): Dale tu amor y tu gracia a todos los que se han visto favorecidos con los bienes económicos, especialmente a los empresarios y administradores.

TODOS: Para que no busquen atesorar, sino que más bien sepan compartir lo que gracias a tu benevolencia ahora tienen.

AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

 

Hijo(a): Por todos los jóvenes que en nuestro mundo materialista, se ven tentados a pensar únicamente en los bienes materiales y el placer.

TODOS: Ayúdalos a descubrir la libertad que nos da el evangelio, la humildad y el servicio.

AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

 

Hijo(a): Abre el corazón de todos nosotros, para que seamos sensibles a las necesidades de los demás.

TODOS: Danos tu gracia para vencer nuestro egoísmo y poner al servicio de los demás los dones que hemos recibido de tu generosidad.

AYÚDANOS, SEÑOR, A VALORAR ADECUADAMENTE LOS BIENES MATERIALES.

 

Sacerdote: Escucha Padre Santo todas estas súplicas, y haz que viviendo de acuerdo con tus mandamientos podamos ser fuente de alegría y felicidad para los que nos rodean. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor.

TODOS: Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432