Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

14° Domingo del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA
Ezequiel 2, 2-5

En aquellos días, el espíritu entró en mí, hizo que me pusiera en pie y oí una voz que me decía:

“Hijo de hombre, yo te envío a los israelitas, a un pueblo rebelde, que se ha sublevado contra mí. Ellos y sus padres me han traicionado hasta el día de hoy. También sus hijos son testarudos y obstinados. A ellos te envío para que les comuniques mis palabras. Y ellos, te escuchen o no, porque son una raza rebelde, sabrán que hay un profeta en medio de ellos”.

Salmo
Ten piedad de nosotros, ten piedad.

En ti, Señor que habitas en lo alto,
fijos los ojos tengo,
como fijan en los ojos en las manos
de su señor, los siervos.
R.
Así como la esclava en su señora
tiene fijos los ojos,
fijos en el Señor están los nuestros,
hasta que Dios se apiade de nosotros.
R.
Ten piedad de nosotros, ten piedad,
porque estamos, Señor, hartos de injurias;
saturados estamos de desprecios,
de insolencia y burlas.
R.

SEGUNDA LECTURA
2 Corintios 12, 7-10
Hermanos: Para que yo no me llene de soberbia por la sublimidad de las revelaciones que he tenido, llevo una espina clavada en mi carne, un enviado de Satanás, que me abofetea para humillarme. Tres veces le he pedido al Señor que me libre de esto, pero Él me ha respondido: “Te basta mi gracia, porque mi poder se manifiesta en la debilidad”.

Así pues, de buena gana prefiero gloriarme de mis debilidades, para que se manifieste en mí el poder de Cristo. Por eso me alegro de las debilidades, los insultos, las necesidades, las persecuciones y las dificultades que sufro por Cristo, porque cuando soy más débil, soy más fuerte.

EVANGELIO
Marcos 6, 1-6
En aquel tiempo, fue Jesús a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba se preguntaba con asombro: "¿Dónde aprendió este hombre tantas cosas? ¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacer milagros? ¿Qué no es éste el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanas?" Y estaban desconcertados.

Pero Jesús les dijo: "Todos honran a un profeta, menos los de su tierra, sus parientes y los de su casa". Y no pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó a algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y estaba extrañado de la incredulidad de aquella gente. Luego se fue a enseñar en los pueblos vecinos.


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote:     La Palabra de hoy, nos invita a reconocer en la Iglesia y sus pastores, a los profetas que continúan la obra y enseñanza de Jesucristo. Respondamos diciendo:

TODOS:     HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Papá:    Te pedimos por el Santo Padre Francisco para que fortalezcas su espíritu y no se amilane ante los ataques que recibe por anunciar tu palabra.

TODOS:     Concédele la abundancia de tu Espíritu, para que oyendo tu voz, siga siendo un signo de contradicción en el mundo neopagano  en el que vivimos.

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Mamá:    En medio de la crisis que vive hoy la familia, abre nuestros corazones a la enseñanza de tu Iglesia.

TODOS:    No permitas que corrientes extrañas se mezclen con el agua clara de la verdad. 

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Hijo(a):    Te pedimos, Señor, por todos aquellos que rechazan la enseñanza del Magisterio. 

TODOS:    Abre sus oídos y ayúdales a reconocer en nuestros pastores, la autoridad que le has dado a tu Iglesia para enseñar.  

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Hijo(a):    Los tiempos modernos traen para nosotros nuevos retos, te pedimos que siempre les des sabiduría a tus pastores.

TODOS:    Que tu Espíritu los guíe siempre por el camino de la verdad, y sin miedo enfrenten como buenos profetas, las enseñanzas contrarias al Evangelio.

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Hijo(a):    Te pedimos por nuestros jóvenes, que se ven confundidos por toda la información que viene del mundo.

TODOS:    Muéstrales tu luz y tu camino. Ayúdales a escuchar tu Palabra que es fuente y camino a la felicidad.

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Hijo(a):    Finalmente, te pedimos por nuestros hermanos que son perseguidos por su fidelidad al Papa y al magisterio.

TODOS:    Sostenlos en la dificultad y dales tu gracia para permanecer fieles a tu doctrina.

    HABLA, SEÑOR, QUE TU SIERVO ESCUCHA.

 

Sacerdote:     Escucha Padre Santo todas estas súplicas, y concédenos participar siempre de tu mesa y de tu amor. Te lo pedimos a ti, que vives y reinas, por los siglos de los siglos.

TODOS:      Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432