Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

1° Domingo del Tiempo Pentecostés

PRIMERA LECTURA
Hechos 2, 1-11

El día de Pentecostés todos los discípulos estaban reunidos en un mismo lugar. De repente se oyó un gran ruido que venía del cielo como cuando sopla un viento fuerte que resonó por toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otros idiomas según el Espíritu los inducía a expresarse.

En esos días había en Jerusalén judíos devotos venidos de todas partes del mundo. Al oír el ruido acudieron en masa y quedaron desconcertados porque cada uno los oía hablar en su propio idioma.

Atónitos y llenos de admiración preguntaban: «¿No son galileos todos éstos que están hablando? ¿Cómo pues los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros hay medos partos y elamitas; otros vivimos en Mesopotamia Judea Capadocia en el Ponto y en Asia en Frigia y en Panfilia en Egipto o en la zona de Libia que limita con Cirene. Algunos somos visitantes venidos de Roma judíos y prosélitos; también hay cretenses y árabes. Y sin embargo cada quien los oye hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua».

Salmo
Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.

Bendice al Señor alma mía;
Señor y Dios mío inmensa es tu grandeza.
iQué numerosas son tus obras Señor!
La tierra llena está de tus creaturas.
R.
Si retiras tu aliento
toda creatura muere y vuelve al polvo.
Pero envías tu espíritu que da vida
y renuevas el aspecto de la tierra.
R.
Que Dios sea glorificado para siempre
y se goce en sus creaturas.
Ojalá que le agraden mis palabras
y yo me alegraré en el Señor.
R.

SEGUNDA LECTURA
Gálatas 5, 16-25
Hermanos: Los exhorto a que vivan de acuerdo con las exigencias del Espíritu; así no se dejarán arrastrar por el desorden egoísta del hombre. Este desorden está en contra del Espíritu de Dios, y el Espíritu está en contra de este desorden. Y esta oposición es tan radical, que les impide a ustedes hacer lo que querrían hacer. Pero si los guía el Espíritu, ya no están ustedes bajo el dominio de la ley.

Son manifiestas las obras que proceden del desorden egoísta del hombre: la lujuria, la impureza, el libertinaje, la idolatría, la brujería, las enemistades, los pleitos, las rivalidades, la ira, las rencillas, las divisiones, las discordias, las envidias, las borracheras, las orgías y otras cosas semejantes. Respecto de ellas, les advierto, como ya lo hice antes, que quienes hacen estas cosas no conseguirán el Reino de Dios.

En cambio, los frutos del Espíritu Santo son: el amor, la alegría, la paz, la generosidad, la benignidad, la bondad, la fidelidad, la mansedumbre y el dominio de sí mismo. Ninguna ley existe que vaya en contra de estas cosas.

Y los que son de Jesucristo ya han crucificado su egoísmo, junto con sus pasiones y malos deseos. Si tenemos la vida del Espíritu, actuemos conforme a ese mismo Espíritu.

EVANGELIO
Juan 15, 26-27; 16, 12-15
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito, que yo les enviaré a ustedes de parte del Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí y ustedes también darán testimonio, pues desde el principio han estado conmigo.

Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de la verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se lo comunicará a ustedes.»


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Recordamos hoy que Jesús envió al Espíritu Santo para santificarnos. Pidámosle con fe, que este mismo Espíritu que mora en nosotros, nos transforme en creaturas nuevas diciendo:

TODOS: HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Papá: Tu Espíritu acompaña desde Pentecostés el caminar de la Iglesia y el de todos sus miembros.

TODOS: Concede el don de fortaleza al Papa Francisco, para que a través de su testimonio continúe anunciando la salvación y la paz que necesita el mundo.

HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Mamá: Te encomendamos a los sacerdotes y misioneros.

TODOS: Haz que su vida y su testimonio muestren la transformación que tú estás dispuesto a hacer en cada uno de los que te reconocen como Señor. 

HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Hijo(a): Te pedimos por todas las familias de nuestra comunidad. 

TODOS: Para que dejándose transformar por tu Espíritu Santo, sean fieles testigos de tu salvación y demuestren con su vida que tú vives en sus corazones.  

HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Hijo(a): Tú, que has dispuesto autoridades civiles que vigilen la estabilidad y la paz de la sociedad.

TODOS: Transfórmalos, para que, como creaturas nuevas, se dejen guiar por ti, y así, busquen cumplir tu voluntad en la  defensa de los más necesitados y en la búsqueda del desarrollo social.

HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Hijo(a): Te pedimos también por todos aquellos que no te conocen o no quieren conocerte.

TODOS: Para que por medio de nuestro testimonio reconozcan   la verdadera vida que el hombre puede vivir llena de paz y de felicidad.

HAZ DE NOSOTROS, HOMBRES Y MUJERES NUEVOS.

 

Sacerdote: Acoge benigno, Señor, las oraciones que te dirigimos, para que, a través de tu Divino Espíritu, transformes nuestra vida y nos concedas los bienes espirituales que bien sabes que necesitamos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

TODOS:  Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432