Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

1° Domingo del Tiempo Ascensión

PRIMERA LECTURA
Hechos 1, 1-11

En mi primer libro querido Teófilo escribí acerca de todo lo que Jesús hizo y enseñó hasta el día en que ascendió al cielo después de dar sus instrucciones por medio del Espíritu Santo a los apóstoles que había elegido. A ellos se les apareció después de la Pasión les dio numerosas pruebas de que estaba vivo y durante cuarenta días se dejó ver por ellos y les habló del Reino de Dios.

Un día estando con ellos a la mesa les mandó: «No se alejen de Jerusalén. Aguarden aquí a que se cumpla la promesa de mi Padre de la que ya les he hablado: Juan bautizó con agua; dentro de pocos días ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo».

Los ahí reunidos le preguntaron: «Señor ¿ahora sí vas a restablecer la soberanía de Israel?» Jesús les contestó: «A ustedes no les toca conocer el tiempo y la hora que el Padre ha determinado con su autoridad; pero cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes los llenará de fortaleza y serán mis testigos en Jerusalén en toda Judea en Samaria y hasta los últimos rincones de la tierra».

Dicho esto se fue elevando a la vista de ellos hasta que una nube lo ocultó a sus ojos. Mientras miraban fijamente al cielo viéndolo alejarse se les presentaron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: «Galileos ¿qué hacen allí parados mirando al cielo? Ése mismo Jesús que los ha dejado para subir al cielo volverá como lo han visto alejarse».

Salmo
Entre voces de júbilo, Dios asciende a su trono. Aleluya.

Aplaudan, pueblos todos;
aclamen al Señor, de gozo llenos,
que el Señor, el Altísimo, es terrible
y de toda la tierra, rey supremo.
R.
Entre voces de júbilo y trompetas,
Dios, el Señor, asciende hasta su trono.
Cantemos en honor de nuestro Dios,
al rey honremos y cantemos todos.
R.
Porque Dios es el rey del universo,
cantemos el mejor de nuestros cantos.
Reina Dios sobre todas las naciones
desde su trono santo.
R.

SEGUNDA LECTURA
Efesios 4, 1-13
Hermanos: Yo, Pablo, prisionero por la causa del Señor, los exhorto a que lleven una vida digna del llamamiento que han recibido. Sean siempre humildes y amables; sean comprensivos y sopórtense mutuamente con amor; esfuércense en mantenerse unidos en el espíritu con el vínculo de la paz.

Porque no hay más que un solo cuerpo y un solo Espíritu, como también una sola es la esperanza del llamamiento que ustedes han recibido. Un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que reina sobre todos, actúa a través de todos y vive en todos.

Cada uno de nosotros ha recibido la gracias en la medida en que Cristo se la ha dado. Por eso dice la Escritura: Subiendo a las alturas, llevó consigo a los cautivos y dio dones a los hombres.

¿Y qué quiere decir «subió»? Sino que primero bajó a lo profundo de la tierra. Y el que bajó es el mismo que subió a lo más alto de los cielos, para llenarlo todo.

El fue quien concedió a unos ser apóstoles; a otros, ser profetas; a otros, ser evangelizadores; a otros, ser pastores y maestros. Y esto, para capacitar a los fieles, a fin de que, desempeñando debidamente su tarea, construyan el cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a estar unidos en la fe y en el conocimiento del Hijo de Dios y lleguemos a ser hombres perfectos, que alcancemos en todas sus dimensiones la plenitud de Cristo.

EVANGELIO
Marcos 16, 15-20
En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: "Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda criatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado. Estos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán sanos".

El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con los milagros que hacían.


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Jesús, al partir para el Cielo, nos dejó la tarea de continuar su obra. No tengamos temor de hacer lo que el nos pidió, pues con el mandato nos ha dado su gracia. Oremos al Padre para que nos dé las gracias que necesitamos para hacerlo como Él nos lo pidió:

TODOS: SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Papá: Te pedimos, Señor, por el Santo Padre y por todos sus obispos, para que te anuncien en todo el mundo con valor y coraje.

TODOS: Infunde en ellos tu sabiduría divina para que no haya quien pueda refutar sus palabras y su doctrina.

SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Mamá: Jesús, Hijo de Dios, te pedimos, que abras nuestros ojos para darnos cuenta de todas las necesidades espirituales y materiales que hay a nuestro alrededor.

TODOS: Queremos, como Jesús nos lo pidió, llevar su Palabra y su amor a quien más lo necesite. 

SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Hijo(a): Amado Jesús, tú has confiado en nosotros para que continuemos tu obra sanando a nuestro mundo enfermo de odio y avaricia.

TODOS: Danos tu alegría y tu gracia para hacerlo sin dilación y sin miedo.

SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Hijo(a): Jesús, Dios y Señor nuestro, vemos con tristeza cómo nuestro mundo se destruye por la falta del Evangelio.

TODOS: Ayúdanos a anunciarles que en ti hay vida y esperanza y que tú eres la fuente de la alegría y la paz.

SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Hijo(a): En especial te pedimos por los jóvenes de nuestra parroquia que ya te conocen, para que no se queden estáticos ante su mundo.

TODOS: Dales valor y alegría para que sean un canal de comunicación espiritual para llevar la Buena Noticia a sus escuelas y universidades. 

SEÑOR, CONFIAMOS EN TU PROMESA DE ASISTIRNOS SIEMPRE. HAREMOS LO QUE NOS HAS PEDIDO.

 

Sacerdote: Jesús, Hijo de Dios, que nos has encargado llevar tu Evangelio a los demás, concédenos lo que hoy con fe te hemos pedido, para que podamos ser auténticos testigos de tu presencia en el mundo. Te lo pedimos a ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.  

TODOS:  Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432