Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

6° Domingo del Tiempo Pascua

PRIMERA LECTURA
Hechos 10, 25-26. 34-35. 44-48

En aquel tiempo, entró Pedro en la casa del oficial Cornelio, y éste le salió al encuentro y se postró ante él en señal de adoración. Pedro lo levantó y le dijo: «Ponte de pie, pues soy un hombre como tú». Luego añadió: «Ahora caigo en la cuenta de que Dios no hace distinción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que fuere».

Todavía estaba hablando Pedro, cuando el Espíritu Santo descendió sobre todos los que estaban escuchando el mensaje. Al oírlos hablar en lenguas desconocidas y proclamar la grandeza de Dios, los creyentes judíos que habían venido con Pedro, se sorprendieron de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado también sobre los paganos.

Entonces Pedro sacó esta conclusión: «¿Quién puede negar el agua del bautismo a los que han recibido el Espíritu Santo lo mismo que nosotros?» Y los mandó bautizar en el nombre de Jesucristo. Luego le rogaron que se quedara con ellos algunos días.

Salmo
El Señor nos ha mostrado su amor y su lealtad. Aleluya.
Cantemos al señor un canto nuevo,
pues ha hecho maravillas.
Su diestra y su santo brazo
le han dado la victoria.
R.
El Señor ha dado a conocer su victoria
y ha revelado a las naciones su justicia.
Una vez más ha demostrado Dios
su amor y su lealtad hacia Israel.
R.
La tierra entera ha contemplado
la victoria de nuestro Dios.
Que todos los pueblos y naciones
aclamen con júbilo al Señor.
R.

SEGUNDA LECTURA
1 Juan 4, 7-10
Queridos hijos: Amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. El amor que Dios nos tiene se ha manifestado en que envió al mundo a su Hijo unigénito, para que vivamos por él.

El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero y nos envió a su Hijo, como víctima de expiación por nuestros pecados.

EVANGELIO
Juan 15, 9-17
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Como el Padre me ama, así los amo yo. Permanezcan en mi amor. Si cumplen mis mandamientos, permanecen en mi amor; lo mismo que yo cumplo los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi alegría esté en ustedes y su alegría sea plena.

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene amor más grande a sus amigos que el que da la vida por ellos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que le he oído a mi Padre.

No son ustedes los que me han elegido, soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que el Padre les conceda cuanto le pidan en mi nombre. Esto es lo que les mando: que se amen los unos a los otros».


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: El Señor Jesús, al dar su vida por nosotros, nos ha manifestado la grandeza de su amor y nos invita a responder a éste  mediante el amor fraterno. Pidámosle hoy que nos conceda crecer en este amor.

TODOS: AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ.

 

Papá: Te pedimos Señor, por el Papa Francisco y por todos tus obispos, para que sean incansables en la predicación del Evangelio.

TODOS: Infunde en ellos tu sabiduría divina, para que amen la porción del rebaño que  les has confiado.

AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ.

 

Mamá: Te pedimos, Jesús, por nuestras familias, para que en ellas se fomente el amor a ti y puedas estar siempre al centro de nuestras vidas.

TODOS: No permitas que nuestros hijos se desvíen, antes bien, ayúdanos a evangelizarlos para que ellos también te amen.

AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ.

 

Hijo(a): Te pedimos por nuestros gobernantes, para que los que son cristianos, no tengan miedo de mostrar su fe a los demás, impidiendo que lo que es nocivo se difunda en la comunidad.

TODOS: Ayúdales a desarrollar en ellos una amistad fuerte contigo y con aquellos a los que dirigen.

 

AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ.

 

Hijo(a): Señor Jesús, el mundo no te ama, porque no te conoce. No saben que eres su amigo y salvador.

TODOS: Te ofrecemos nuestras vidas, para que nosotros podamos ser un instrumento para que el mundo te conozca y te ame.

  AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ.

 

Hijo(a): Los más dañados en nuestra sociedad son nuestros jóvenes. Te pedimos que los instruyas interiormente para que no sean arrastrados por la superficialidad.

TODOS: Infunde en ellos tu sabiduría y tu amor. Que sean valientes y den testimonio de ser ellos también tus fieles discípulos amándose mutuamente.

  AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ

 

Hijo(a): Jesús, hoy elevamos nuestra oración por nuestros hermanos perseguidos en el mundo.

TODOS: Señor, tú sabes bien que son perseguidos por aquellos que han cerrado su corazón al amor. Defiéndelos, dales alegría y fortaleza. 

AYÚDAME, SEÑOR, A AMAR A MIS HERMANOS COMO TÚ ME AMAS A MÍ

 

Sacerdote: Dios y Padre nuestro, que con tu infinito amor resucitaste a tu Hijo amado Jesucristo, concédenos lo que hoy con fe te hemos pedido, para que podamos ser auténticos testigos de tu presencia en el mundo. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.  

 

TODOS:  Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432