Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

1° Domingo del Tiempo Adviento

PRIMERA LECTURA
Isaías 63, 16-17.19; 64, 3-7

Tú, Señor, eres nuestro padre y nuestro redentor;
ése es tu nombre desde siempre.
¿Por qué, Señor, nos has permitido alejarnos de tus mandamientos
y dejas endurecer nuestro corazón
hasta el punto de no temerte?
Vuélvete por amor a tus siervos,
a las tribus que son tu heredad.
Ojalá rasgaras los cielos y bajaras,
estremeciendo las montañas con tu presencia.

Descendiste y los montes se estremecieron con tu presencia.
Jamás se oyó decir, ni nadie vio jamás
que otro Dios, fuera de ti,
hiciera tales cosas en favor de los que esperan en él.
Tú sales al encuentro
del que practica alegremente la justicia
y no pierde de vista tus mandamientos.

Estabas airado porque nosotros pecábamos
y te éramos siempre rebeldes.
Todos éramos impuros
y nuestra justicia era como trapo asqueroso;
todos estábamos marchitos, como las hojas,
y nuestras culpas nos arrebataban, como el viento.

Nadie invocaba tu nombre,
nadie se levantaba para refugiarse en ti,
porque nos ocultabas tu rostro
y nos dejabas a merced de nuestras culpas.

Sin embargo, Señor, tú eres nuestro padre;
nosotros somos el barro y tú el alfarero;
todos somos hechura de tus manos.

Salmo
Señor, muéstranos tu favor y sálvanos.
Escúchanos, pastor de Israel;
tú que estás rodeado de querubines,
manifiéstate,
despierta tu poder y ven a salvarnos.
R.
Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos,
mira tu viña y visítala;
protege la cepa plantada por tu mano,
el renuevo que tú mismo cultivaste.
R.
Que tu diestra defienda al que elegiste,
al hombre que has fortalecido.
Ya no nos alejaremos de ti;
consérvanos la vida y alabaremos tu poder.
R.

SEGUNDA LECTURA
1 Corintios 1, 3-9
Hermanos: Les deseo la gracia y la paz de parte de Dios, nuestro Padre, y de Cristo Jesús, el Señor.

Continuamente agradezco a mi Dios los dones divinos que les ha concedido a ustedes por medio de Cristo Jesús, ya que por él los ha enriquecido con abundancia en todo lo que se refiere a la palabra y al conocimiento; porque el testimonio que damos de Cristo ha sido confirmado en ustedes a tal grado, que no carecen de ningún don; ustedes, los que esperan la manifestación de nuestro Señor Jesucristo. Él los hará permanecer irreprochables hasta el fin, hasta el día de su advenimiento. Dios es quien los ha llamado a la unión con su Hijo Jesucristo, y Dios es fiel.

EVANGELIO
Marcos 13, 33-37
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Velen y estén preparados, porque no saben cuándo llegará el momento. Así como un hombre que se va de viaje, deja su casa y encomienda a cada quien lo que debe hacer y encarga al portero que esté velando, así también velen ustedes, pues no saben a qué hora va a regresar el dueño de la casa: si al anochecer, a la medianoche, al canto del gallo o a la madrugada. No vaya a suceder que llegue de repente y los halle durmiendo. Lo que les digo a ustedes, lo digo para todos: permanezcan alerta».


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Bendice Señor esta corona, que sea para nosotros y para nuestra comunidad, un medio para preparar nuestra alma para recibirte. Que al ver su forma veamos que tú, Dios eterno, eres el principio y fin de todo cuanto existe; y que su verde follaje nos recuerde la esperanza de llegar a vivir eternamente contigo. Que al ir encendiendo cada una de sus velas a lo largo del Adviento, se disipen las tinieblas del pecado y comience a clarear la luz de tu presencia en nuestras almas. Que, por el Espíritu de oración propio de este tiempo y la caridad en nuestra vida, nos preparen para recibirte y anuncie a los que nos rodean tu presencia entre nosotros.

TODOS: Amén.

Se enciende la primera vela.

Sacerdote: Con la luz de esta primera vela que ilumina nuestro camino espiritual, oremos al Padre que nos dé las gracias para estar atentos y vigilantes, pues Jesús, nuestro Salvador se acerca.  Digamos confiados en su amor y misericordia:

TODOS: VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

Papá: Padre y Dios eterno, te encomendamos nuestras familias, para que las cuides y protejas.

TODOS: Para que unidos en oración podamos prepararnos dignamente para la celebración de la fiesta de la Navidad. 

VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

 

Mamá: Señor Jesús, salvador y redentor de nuestras vidas, ponemos en tus manos a todos los dirigentes de nuestra Iglesia, especialmente al Papa Francisco y a nuestro Arzobispo Rogelio

TODOS: Para que este Adviento los acerque más a ti y puedan con tu gracia evitar que los enemigos de la fe nos hagan perder la esperanza en tu regreso glorioso. 

VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

 

Hijo(a): El inicio de un nuevo año litúrgico trae para nosotros la esperanza renovada de crecer en la santidad.

TODOS: Danos tu gracia Señor, para que nunca decaiga en nosotros este ideal y lo veamos coronado al final de nuestra vida. 

VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

 

Hijo(a): Abre nuestros ojos para que podamos retomar el camino cristiano y que este tiempo sea verdaderamente de preparación espiritual.

TODOS: Y no permitas que el consumismo nos haga perder el sentido propio de este tiempo fuerte de oración. Ayúdanos a ser instrumentos de tu gracia en nuestros barrios. 

VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

 

Hijo(a): Especialmente te pedimos por nuestros gobernantes, para que en este adviento alcancen a ver sus errores y se dejen iluminar por tu luz.

TODOS: Para que sean generosos y tengan siempre presente a nuestros hermanos más necesitados. 

VELANDO EN ORACIÓN, ESPERAMOS TU REGRESO, SEÑOR.

 

Sacerdote: Escucha Padre Misericordioso las súplicas de tu pueblo y ayúdanos con tu luz para esperar con gozo y alegría la llegada de tu Reino, mientras construimos un mundo lleno de amor y solidaridad. Te lo pedimos por el mismo Cristo Nuestro Señor.

TODOS: Amén. 


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432