Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

22° Domingo del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA
Jeremías 20 7-9

Me sedujiste Señor y me dejé seducir;
fuiste más fuerte que yo y me venciste.
He sido el hazmerreír de todos
día tras día se burlan de mí.
Desde que comencé a hablar
he tenido que anunciar a gritos violencia y destrucción.
Por anunciar la palabra del Señor
me he convertido en objeto de oprobio
y de burla todo el día.
He llegado a decirme: «Ya no me acordaré del Señor
ni hablaré más en su nombre».
Pero había en mí como un fuego ardiente
encerrado en mis huesos;
yo me esforzaba por contenerlo y no podía.

Salmo
Señor mi alma tiene sed de ti.

Señor tú eres mi Dios a ti te busco;
de ti sedienta está mi alma.
Señor todo mi ser te añora
como el suelo reseco añora el agua.
R.
Para admirar tu gloria y tu poder
con este afán te busco en tu santuario.
Pues mejor es tu amor que la existencia;
siempre Señor te alabarán mis labios.
R.
Podré así bendecirte mientras viva
y levantar en oración mis manos.
De lo mejor se saciará mi alma.
Te alabaré con jubilosos labios.
R.
Porque fuiste mi auxilio
y a tu sombra Señor canto con gozo.
A ti se adhiere mi alma
y tu diestra me da seguro apoyo.
R.

SEGUNDA LECTURA
Romanos 12 1-2
Hermanos: Por la misericordia que Dios les ha manifestado los exhorto a que se ofrezcan ustedes mismos como una ofrenda viva santa y agradable a Dios porque en esto consiste el verdadero culto. No se dejen transformar por los criterios de este mundo sino dejen que una nueva manera de pensar los transforme internamente para que sepan distinguir cuál es la voluntad de Dios es decir lo que es bueno lo que le agrada lo perfecto.

EVANGELIO
Mateo 16 21-27
En aquel tiempo comenzó Jesús a anunciar a sus discípulos que tenía que ir a Jerusalén para padecer allí mucho por parte de los ancianos de los sumos sacerdotes y de los escribas; que tenía que ser condenado a muerte y resucitar al tercer día.

Pedro se lo llevó aparte y trató de disuadirlo diciéndole: «No lo permita Dios Señor. Eso no te puede suceder a ti». Pero Jesús se volvió a Pedro y le dijo: «¡Apártate de mí Satanás y no intentes hacerme tropezar en mi camino porque tu modo de pensar no es el de Dios sino el de los hombres!»

Luego Jesús dijo a sus discípulos: «El que quiera venir conmigo que renuncie a sí mismo que tome su cruz y me siga. Pues el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que pierda su vida por mí la encontrará. ¿De qué le sirve a uno ganar el mundo entero si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar uno a cambio para recobrarla?

Porque el Hijo del hombre ha de venir rodeado de la gloria de su Padre en compañía de sus ángeles y entonces le dará a cada uno lo que merecen sus obras».


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Jesús nos invita hoy a tomar nuestra cruz para poder seguirlo. Para  hacerlo, su gracia nos ayuda a renunciar a todo lo que nos aparte de su Reino. Pídámosle con fe:

TODOS: FORTALECENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE. 

Papá: Tú, que llamas a los ministros de la Iglesia, en especial a tus Obispos y sacerdotes, a entregar su vida para servir al Evangelio. 

TODOS: Enamóralos de tu cruz y haz que sigan tus huellas a dónde quiera que tú los vayas llamando. 

FORTALÉCENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE.

 

Mamá: Tú, que nos has llamado a entregar nuestra vida al servicio de nuestra familia y de aquellos más cercanos a nosotros. 

TODOS: Envíanos tu Santo Espíritu para que podamos renunciar a todo aquello que nos impida amarlos como tú los amas. FORTALÉCENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE.

 

Hijo(a): Tú, que has llamado a nuestros gobernantes a ser servidores de la comunidad.

TODOS:  Ilumínalos para que no busquen el mínimo esfuerzo, sino que con caridad se entreguen a la búsqueda del bien común. 

FORTALÉCENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE.

 

Hijo(a): Tú, que nos has llamado como comunidad parroquial de la Santa Cruz a meditar siempre el misterio de tu Pasión.

TODOS:  Haz que siempre recordemos que en la Santa Cruz manifestaste tu infinito amor por nosotros. 

FORTALÉCENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE.

 

Hijo(a): Tú, que llamas también hoy a los jóvenes a no dejarse distraer por las cosas del mundo, sino a tenerte a ti como centro de su vida.

TODOS:  Concédeles tu Espíritu para que, como servidores abnegados, puedan responder con generosidad a tu llamado. 

FORTALÉCENOS, SEÑOR, PARA PODER TOMAR NUESTRA CRUZ Y SEGUIRTE.

 

Sacerdote: Señor Jesús, tú conoces nuestra debilidad y la facilidad con la que olvidamos cumplir tu voluntad en nuestras vidas, por eso hoy pedimos tu gracia para poder seguirte a donde quiera que tú nos lleves. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. 

TODOS: Amén


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432