Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

4° Domingo del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA
Sofonías 2, 3; 3, 12-13

Busquen al Señor,
ustedes los humildes de la tierra,
los que cumplen los mandamientos de Dios.
Busquen la justicia, busquen la humildad.
Quizá puedan así quedar a cubierto
el día de la ira del Señor.

“Aquel día, dice el Señor,
yo dejaré en medio de ti, pueblo mío,
un puñado de gente pobre y humilde.
Este resto de Israel
confiará en el nombre del Señor.
No cometerá maldades, ni dirá mentiras,
no se hallará en su boca una lengua embustera.
Permanecerán tranquilos
y descansarán sin que nadie los moleste".

Salmo
Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos.

El Señor siempre es fiel a su palabra,
y es quien hace justicia al oprimido;
él proporciona pan a los hambrientos
y libera al cautivo.
R.
Abre el Señor lo ojos de los ciegos
y alivia al agobiado.
Ama el Señor el hombre justo
y toma al forastero a su cuidado.
R.
A la viuda y al huérfano sustenta
y trastorna los planes del inicuo.
Reina el Señor eternamente,
reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos.
R.

SEGUNDA LECTURA
1 Corintios 1, 26-31
Hermanos: Consideren que entre ustedes, los que han sido llamados por Dios, no hay muchos sabios, ni muchos poderosos, ni muchos nobles, según los criterios humanos. Pues Dios ha elegido a los ignorantes de estemundo, para humillar a los sabios; a los débiles del mundo, para avergonzar a los fuertes; a los insignificantes y despreciados del mundo, es decir, a los que no valen nada, para reducir a la nada a los que valen; de manera que nadie pueda presumir delante de Dios.

En efecto, por obra de Dios, ustedes están injertados en Cristo Jesús, a quien Dios hizo nuestra sabiduría, nuestra justicia, nuestra santificación y nuestra redención. Por lo tanto, como dice la Escritura: “el que se gloría, que se gloríe en el Señor”.

EVANGELIO
Mateo 5, 1-12
En aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre, subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguida comenzó a enseñarles, hablándoles así:

"Dichosos los pobres de espíritu,
porque de ellos es el Reino de los cielos.
Dichosos los que lloran,
porque serán consolados.
Dichosos los sufridos,
porque heredarán la tierra.
Dichosos los que tienen hambre y sed de justicia,
porque serán saciados.
Dichosos los misericordiosos,
porque obtendrán misericordia.
Dichosos los limpios de corazón,
porque verán a Dios.
Dichosos los que trabajan por la paz,
porque se les llamará hijos de Dios.
Dichosos los perseguidos por causa de la justicia,
porque de ellos es el Reino de los cielos.

Dichosos serán ustedes, cuando los injurien, los persigan y digan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de contento, porque su premio será grande en los cielos, puesto que de la misma manera persiguieron a los profetas que vivieron antes que ustedes".


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Jesús nos propone en el Evangelio de hoy su Reino como el espacio perfecto para ser felices: Para vivir en él necesitamos un corazón humilde y estar dispuestos a que nos persigan. Pidamos, pues, su ayuda diciendo: 

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Papá: Te pedimos por el Santo Padre el Papa Francisco, para que, animado por tu misericordia, continúe mostrándonos cómo debemos vivir los que pertenecemos al Reino de Cristo.

TODOS: Llena su corazón con la fuerza del Espíritu Santo para que su vida sea un modelo perfecto de los moradores del Reino.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Mamá: Jesús, tú que nos dices que la felicidad no está en la riqueza ni en la vida cómoda que nos propone el mundo.

TODOS: Ayuda a todas nuestras familias a vivir en la alegría y a poner completamente nuestra confianza en Ti, háznos realmente pobres de espíritu.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Hijo(a): Señor, tú sabes que somos débiles y que nos asusta la persecución.

TODOS: Ayúdanos para que podamos mostrar con claridad al mundo que la fuente de la felicidad es el amor que tú das a los que respetan y obedecen tu voluntad.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Hijo(a): Los criterios de felicidad que nos propone el mundo son falsos y peligrosos. Por eso hoy te pedimos por nuestros jóvenes para que busquen la felicidad que nos ofreces en tu Reino. 

TODOS: Muéstrales la riqueza de tu amor para que deseen con todo su corazón vivir en el Reino y hacer siempre tu voluntad.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Hijo(a): Te pedimos también por todos nuestros hermanos que sufren persecución en otras partes del mundo, para que los sostengas con tu amor. 

TODOS: Que puedan mantenerse fieles y así alcanzar la plenitud de la vida en tu Reino eterno.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Hijo(a): Finalmente te pedimos por todos los gobernantes, para que sean los primeros en poner los medios para que el Reino de los cielos sea una realidad en nuestra comunidad. 

TODOS: Que cada día se hagan más conscientes de que ellos son un medio para que tu amor llegue, sobre todo a los más pobres y desamparados, que son tus preferidos.

SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR Y A PERMANECER EN TU REINO.

 

Sacerdote: Escucha, Padre Santo, todas estas súplicas que te hemos hecho y que hoy ponemos en las manos de nuestra Madre Santísima para que ella las lleve ante ti, y tú que eres muy bueno, nos las concedas. Por Cristo nuestro Señor.

TODOS:  Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432