Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

4° Domingo del Tiempo Adviento

PRIMERA LECTURA
Isaías 7, 10-14

En aquellos tiempos, el Señor le habló a Ajaz diciendo: «Pide al Señor tu Dios una señal de abajo, en lo profundo o de arriba, en lo alto». Contesto Ajaz: «No la pediré. No tentaré al Señor».

Entonces dijo Isaías: «Oye, pues, casa de David: ¿No satisfechos con cansar a los hombres, quieren cansar también a mi Dios?

Pues bien, el Señor mismo les dará por eso una señal: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrán el nombre de Enmanuel, que quiere decir: Dios-con-nosotros».

Salmo
Ya llega el Señor, el rey de la gloria.

Del Señor es la tierra y lo que ella tiene,
el orbe todo y los que en él habitan,
pues él lo edificó sobre los mares,
él fue quien lo asentó sobre los ríos.
R.
¿Quién subirá hasta el monte del Señor?
¿Quién podrá entrar en su recinto santo?
El de corazón limpio y manos puras
y que no jura en falso.
R.
Ése obtendrá la bendición de Dios
y Dios, su salvador, le hará justicia.
Ésta es la clase de hombres que te buscan
y vienen ante ti, Dios de Jacob.
R.

SEGUNDA LECTURA
Romanos 1, 1-7
Yo, Pablo, siervo de Cristo Jesús, he sido llamado por Dios para ser apóstol y elegido por él para proclamar su Evangelio. Ese Evangelio, que, anunciado de antemano por los profetas en las Sagradas Escrituras, se refiere a su Hijo, Jesucristo, nuestro Señor, que nació, en cuanto a su condición de hombre, del linaje de David, y en cuanto a su condición de espíritu santificador, se manifestó con todo su poder como Hijo de Dios, a partir de su resurrección de entre los muertos.

Por medio de Jesucristo, Dios me concedió la gracia del apostolado, a fin de llevar a los pueblos paganos la aceptación de la fe, para gloria de su nombre. Entre ellos, también se cuentan ustedes, llamados a pertenecer a Cristo Jesús.

A todos ustedes, los que viven en Roma, a quienes Dios ama y ha llamado a la santidad, les deseo la gracia y la paz de Dios nuestro Padre, y de Jesucristo, el Señor.

EVANGELIO
Mateo 1, 18-24
Cristo vino al mundo de la siguiente manera: Estando María, su madre, desposada con José, y antes de que vivieran juntos, sucedió que ella, por obra del Espíritu Santo, estaba esperando un hijo. José, su esposo, que era hombre justo, no queriendo ponerla en evidencia, pensó dejarla en secreto.

Mientras pensaba en estas cosas, un ángel del Señor le dijo en sueños: "José, hijo de David, no dudes en recibir en tu casa a María, tu esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo y tú le pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados".

Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que había dicho el Señor por boca del profeta Isaías: He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, a quien pondrán el nombre de Emmanuel, que quiere decir Dios-con-nosotros.

Cuando José despertó de aquel sueño, hizo lo que le había mandado el ángel del Señor y recibió a su esposa.


ORACIÓN EN FAMILIA

BENDICION DE LA CORONA DE ADVIENTO

Sacerdote: Nos reunimos nuevamente como familia en torno a nuestra corona de Adviento. Es ante todo un momento de oración y de encuentro con el Dios. Pedimos a María Santísima y a su esposo san José que nos ayude a preparar la venida de su Hijo.

 

Se enciende la cuarta vela

 

TODOS: Al encender esta cuarta vela, en el último domingo, pensamos en la fe y la obediencia a toda prueba de nuestro Padre san José. Queremos que esta fe sea el motor de toda nuestra vida y que nos lleve a comunicar a los demás la alegría y la paz que Jesús ha traído a nuestras vidas. 

 

Sacerdote: En este último domingo de preparación para la Navidad, la liturgia nos recuerda que Jesús, la Palabra de Dios ya está entre nosotros y nos invita a obedecerla. Por ello le decimos todos: 

TODOS: QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Papá: Te pedimos por el Santo Padre Francisco, por nuestro Arzobispo Rogelio y por todos los sacerdotes.

TODOS: Que tu Palabra los toque en lo más profundo de su corazón para que sus palabras sean un reflejo de tu relación con ellos.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Mamá: Señor, queremos obedecer tu Palabra que nos invita a la caridad, especialmente en este tiempo de Navidad.

TODOS: Danos la plenitud de tu Espíritu para que podamos ver tu rostro en cada uno de  nuestros hermanos.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Hijo(a): El pecado cierra nuestro corazón a tu presencia y evita que te podamos descubrir en nuestra vida.

TODOS: Por ello, para obedecer tu Palabra, nos esforzaremos por vivir en gracia y si es necesario reconciliarnos sacramentalmente.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Hijo(a): Te pedimos hoy especialmente por los países que están en guerra o en donde hay graves problemas sociales.

TODOS: Ilumina a todos los hombres y mujeres de estas naciones y ayúdalos a descubrirte presente en cada uno de ellos. Manifiesta tu amor en sus corazones.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Hijo(a): Te pedimos Señor por todos aquellos para quienes la Navidad es sólo una fiesta comercial, para que reencuentren su verdadero sentido espiritual.

TODOS: Dale tu gracia y tu fuerza al pueblo y a nuestra sociedad cristiana para regresar a las verdades fundamentales del Evangelio y así obedecerte siempre.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Hijo(a): Señor Jesús, tú siempre has querido llevar una relación especial con los jóvenes. Aparta de ellos el espíritu de rebeldía y hazlos, como José, dóciles a tu Palabra.

TODOS: Infunde en ellos tu gracia para que teniendo tu Palabra en su corazón, su vida se colme de plenitud.

QUEREMOS, COMO JOSÉ, SER OBEDIENTES A TU PALABRA.

 

Sacerdote: Escucha Padre Misericordioso las súplicas de tu pueblo, y concédenos estar preparados y anhelar la llegada de tu Reino, mientras construimos un mundo lleno de amor y solidaridad. Te lo pedimos por el mismo Cristo Nuestro Señor.

TODOS: Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432