Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

1° Domingo del Tiempo Santísima Trinidad

PRIMERA LECTURA
Proverbios 8, 22-31

Esto dice la sabiduría de Dios:
"El Señor me poseía desde el principio,
antes que sus obras más antiguas.
Quedé establecida desde la eternidad, desde el principio,
antes de que la tierra existiera.
Antes de que existieran los abismos
y antes de que brotaran los manantiales de las aguas,
fui concebida.

Antes de que las montañas
y las colinas quedaran asentadas, nací yo.
Cuando aún no había hecho el Señor la tierra ni los campos
ni el primer polvo del universo,
cuando él afianzaba los cielos,
ahí estaba yo.

Cuando ceñía con el horizonte la faz del abismo,
cuando colgaba las nubes en lo alto,
cuando hacía brotar las fuentes del océano,
cuando fijó al mar sus límites
y mandó a las aguas que no los traspasaran,
cuando establecía los cimientos de la tierra,
yo estaba junto a él como arquitecto de sus obras,
yo era su encanato cotidiano;
todo el tiempo me recreaba en su presencia,
jugando con el orbe de la tierra
y mis delicias eran estar con los hijos de los hombres".

Salmo
¡Qué admirable, Señor, es tu poder!

Cuando contemplo el cielo, obra de tus manos,
la luna y las estrellas, que has creado, me pregunto:
¿Qué es el hombre para que de él te acuerdes,
ese pobre ser humano, para que de él te preocupes?
R.
Sin embargo, lo hiciste un poquito inferior a los ángeles;
lo coronaste de gloria y dignidad;
le diste el mando sobre las obras de tus manos
y todo lo sometiste bajo sus pies.
R.
Pusiste a su servicio los rebaños y las manadas,
todos los animales salvajes,
las aves del cielo y los peces del mar
que recorren los caminos de las aguas.
R.

SEGUNDA LECTURA
Romanos 5, 1-5
Hermanos: Ya que hemos sido justificados por la fe, mantengámonos en paz con Dios, por mediación de nuestro Señor Jesucristo. Por él hemos obtenido, con la fe, la entrada al mundo de la gracia, en el cual nos encontramos; por él, podemos gloriarnos de tener la esperanza de participar en la gloria de Dios.

Más áun, nos gloriamos hasta de los sufrimientos, pues sabemos que el sufrimiento engendra la paciencia, la paciencia engendra la virtud sólida, la virtud sólida engendra la esperanza, y la esperanza no defrauda, porque Dios ha infundido su amor en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo, que él mismo nos ha dado.

EVANGELIO
Juan 16, 12-15
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Aún tengo muchas cosas que decirles, pero todavía no las pueden comprender. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él los irá guiando hasta la verdad plena, porque no hablará por su cuenta, sino que dirá lo que haya oído y les anunciará las cosas que van a suceder. Él me glorificará, porque primero recibirá de mí lo que les vaya comunicando. Todo lo que tiene el Padre es mío. Por eso he dicho que tomará de lo mío y se los comunicará a ustedes».


ORACIÓN EN FAMILIA

Sacerdote: Conocer a Dios y su misterio, es el anhelo más íntimo y profundo que hay en el corazón humano. Jesús nos lo ha revelado, pero aún esto no es suficiente. Es preciso que lo conozcamos desde él mismo, por ello hoy le suplicamos humildemente:

TODOS: DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 Papá: Te pedimos por el Santo Padre Francisco, para que tu presencia en él lo llene siempre de alegría y de paz.

TODOS: Hazlo instrumento de tu amor para todos nosotros, pero de manera especial para los que aún no te conocen o no te aceptan.

DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 

Mamá: Padre de eterna bondad que has querido venir a vivir en nosotros, haz que podamos experimentar continuamente en nuestras familias tu paternal amor y providencia.

TODOS: Te pedimos Señor que no falte lo más indispensable en nuestros hogares y que seamos un instrumento de este amor y providencia para los  más necesitados. 

DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 

Hijo(a): Jesús, hijo de Dios y hermano nuestro que con tu resurrección has traído libertad para nuestros corazones y nuestras vidas. 

TODOS: Te pedimos por quienes aún viven en el pecado, para que se decidan a aceptar el don maravilloso de tu amor y tu perdón.  

DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 

Hijo(a): Espíritu Santo, Espíritu de Verdad, que has sido enviado por el Padre y el Hijo para santificar nuestra vida y conducirnos a la verdad completa.

TODOS: Te pedimos por la paz en nuestro país y en todo el mundo. Que tu presencia en nosotros nos ayude a construir una nación y una sociedad más justa y equitativa.

DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 

Hijo(a): Señor, tú sabes que si el mundo te conociera todo sería diferente, por ello te pedimos que abras canales de evangelización y nos hagas a cada uno de nosotros un emisario para que el mundo te conozca. 

TODOS: Quita de nosotros todo temor y haznos portadores de tu presencia amorosa, redentora y santificante.

DIOS MIO, AYÚDAME A CONOCERTE.

 

Sacerdote: Señor, recibe nuestra plegaria, ve nuestro corazón contrito y humillado que necesita de ti, y concédenos lo que con fe te hemos pedido. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

TODOS:  Amén.

 


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432