Si no puedes ver este correo, da click aquí

Conoce mas, ingresa a evangelizacion.mx

Compártela en Facebook

34° Domingo del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA
Daniel 7, 13-14

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna:
vi a alguien semejante a un hijo de hombre,
que venía entre las nubes del cielo.
Avanzó hacia el anciano de muchos siglos
y fue introducido a su presencia.
Entonces recibió la soberanía, la gloria y el reino.
Y todos los pueblos y naciones
de todas las lenguas lo servían.
Su poder nunca se acabará, porque es un poder eterno,
y su reino jamás será destruido.

Salmo
Señor, tú eres nuestro rey.

Tú eres, Señor, el Rey de todos los reyes.
Estás revestido de poder y majestad.
R.
Tú mantienes el orbe y no vacila.
Eres eterno, y para siempre está firme tu trono.
R.
Muy dignas de confianza son tus leyes
y desde hoy y para siempre, Señor,
la santidad adorna tu templo.
R.

SEGUNDA LECTURA
Apocalipsis 1, 5-8
Hermanos míos: Gracia y paz a ustedes, de parte de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, el soberano de los reyes de la tierra; aquel que nos amó y nos purificó de nuestros pecados con su sangre, y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

Miren: él viene entre las nubes, y todos lo verán, aun aquellos que lo traspasaron. Todos los pueblos de la tierra harán duelo por su causa.

«Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y el que ha de venir, el Todopoderoso».

EVANGELIO
Juan 18, 33-37
En aquel tiempo, preguntó Pilato a Jesús: «¿Eres tú el rey de los judíos?» Jesús le contestó: «¿Eso lo preguntas por tu cuenta o te lo han dicho otros?» Pilato le respondió: «¿Acaso soy yo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué es lo que has hecho?» Jesús le contestó: «Mi Reino no es de este mundo. Si mi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayera yo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí».

Pilato le dijo: «¿Conque tú eres rey?» Jesús le contestó: «Tú lo has dicho. Soy rey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es de la verdad, escucha mi voz».


ORACIÓN EN FAMILIA

SACERDOTE: Jesús hoy se presenta como Rey, pero nos aclara que su reino no es de este mundo. Al reconocerlo como nuestro rey le pedimos:

TODOS:            SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Papá:                Tú que has establecido un reino de paz y concordia entre nosotros.

TODOS:            Danos tu Espíritu para que se manifieste e Infunde tu gracia en nosotros para que tengamos la alegría de construirlo.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Mamá:               Te pedimos por el Papa, los Obispos y los sacerdotes, a quienes has puesto como guías de tu Iglesia.

TODOS:            Llena de Espíritu Santo sus corazones para que nos conduzcan por el camino de la santidad.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Hijo(a):              Jesús, Hijo de Dios, tú eres nuestro Rey y te preocupas por todos aquellos que te son encomendados.

TODOS:            Te pedimos que sanes a los enfermos, busques a los extraviados, hagas volver a los alejados, y conserves a los fuertes en el camino de la santidad.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Hijo(a):              Escucha la oración que te hacemos por nuestros gobernantes y por quienes dirigen la economía de nuestro país.

TODOS:            Infunde tu gracia en cada uno de ellos y hazlos conscientes de que son importantes en la construcción de un mundo en el que haya más justica y bienestar para todos.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Hijo(a):              Escucha hoy nuestras oraciones que te hacemos por nuestros hermanos perseguidos por causa de su fe en ti.

TODOS:            Alegra su corazón al saber que esa persecución es el signo de su pertenencia al Reino.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

Hijo(a):              Te pedimos Señor por todos nosotros para que nos des un corazón sencillo y humilde como el tuyo para que tu reino se extienda.

TODOS:            Especialmente te pedimos por nuestros jóvenes, quienes se ven tentados a cambiarte por la mundanidad.

                           SEÑOR, AYÚDANOS A PARTICIPAR DE TU REINO.

 

SACERDOTE: Escucha Padre Misericordioso las súplicas de tu pueblo, y haz que imitando a Jesucristo, el Rey de la Gloria, podamos llegar al Reino celestial que nos tienes prometido. Te lo pedimos por el mismo Cristo Nuestro Señor.

TODOS:            Amén.


Compártela en Facebook


Para darse de baja click aquí.
Actualiza tus datos.
Conoce nuestro Centro de Evangelización en Línea:
evangelizacion.mx

Evangelización Activa
José Alvarado No. 1000 Col. Jardín Español
Monterrey, N.L., México
Tel. (01-81) 8123-1293 y 8347-5432